POR UNOS FERROCARRILES ARAGONESES (por Agustin Martin )

 Hoy tengo el placer de postear pirateando de El Periodico de Aragon un articulo de un compañero y amigo, un chuntero de Torrero que en la legislatura pasada fue concejal por CHA en el ayuntamiento de Zaragoza y que ahora desde su “vida fuera de la institucionalidad” participa como muchos compañeros de chunta en diferentes entidades sociales,  de su barrio , de se peleón pueblo Lechago,  en los organos internos de partido de la “redolada de Zaragoza” , proponiendo y empujando. Como muestra este boton.

teruel-existe-ferrocarril
Se suprimen paradas con la inestimable ayuda de la propia DGA que, para pasmo de todos, incluso propone quitar más, como numerosos apeaderos a lo largo de la línea Zaragoza-Teruel.

Creo que ninguno de los lectores de este artículo de opinión se sorprenderá de la siguiente afirmación: “El Gobierno del Estado no tiene ningún interés en potenciar el ferrocarril en Aragón” a excepción del AVE (y éste no por nosotros mismos sino por estar situados a mitad de camino entre Madrid y Barcelona). Hace ya un tiempo que el Estado está marginando el ferrocarril convencional en todo Aragón (y desde la puesta en marcha del AVE, todavía más): suprimiendo paradas, modificando horarios, usando unidades viejas y obsoletas, manteniendo estructuras decimonónicas, etc. Todo con la maquiavélica intención de reducir el número de viajeros y así, llegado el caso, eliminarlo por la desaparición de los mismos y ser ya innecesario el servicio. Para ello:

SE SUPRIMEN paradas, con la inestimable ayuda de la propia DGA que, para pasmo de todos, incluso propone quitar más, por ejemplo en la línea Zaragoza-Teruel los apeaderos de los pueblos entre Calamocha y Villarreal de Huerva ( Navarrete del Río, Lechago, Cuencabuena, Ferreruela y Villahermosa del Campo de la provincia de Teruel y Badules y Villadoz de la provincia de Zaragoza) a pesar de que, paradójicamente, el ADIF (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) está construyendo nuevos apeaderos en dichos pueblos (innecesarios y eliminando otros con innegable valor histórico y además funcionales, aunque eso sí, los nuevos son de estilo mediterráneo, pero sin embargo, nada apropiados para la dura climatología turolense, pues en mor de su estética no protegen del frío, ni del calor, ni del aire, ni del agua ¡un dechado de virtudes vaya!).

LOS HORARIOS son inservibles, de tal forma que en muchos casos estos impiden a los habitantes de los pueblos enlazar con otros medios de transporte o bien poder realizar sus gestiones administrativas, comerciales, etc. en las tres capitales provinciales (Zaragoza, Teruel y Huesca) en el mismo día, lo que les obliga a usar otros sistemas de transporte alternativo: autobuses, taxis, coches particulares… para no tener que pernoctar en las mismas. Las unidades utilizadas no suelen ser nuevas sino traídas aquí al ser desechadas tras su prolongado uso en otros sitios del Estado (principalmente las cercanías de Madrid y Barcelona), lo que provoca continuas averías y el mal servicio de las mismas, y, lógicamente, el malestar y las quejas de los sufridos usuarios.

 ALGUNAS de las infraestructuras ferroviarias impiden físicamente la puesta en marcha de la velocidad alta en sus líneas debido al trazado de las vías con curvas de radio de 300 metros o incluso menores, en lugar de los 500 metros necesarios para poder alcanzar al menos velocidades mínimas de 100 Km/h (la línea de Zaragoza-Teruel es un buen ejemplo de ello). Solo el AVE le resulta rentable a Renfe a costa eso sí de unas tarifas que sólo pueden pagar los ricos, no el ciudadano medio, el resto de los trenes convencionales no y por eso intenta eliminarlos. Es patética su actuación en Aragón, y para poner sólo un par de ejemplos, basta mirar la línea Zaragoza-Teruel o la del Canfranc.

La actuación del Gobierno de Aragón, lejos de arreglar nada, sólo sirve para empeorar la situación pues subvenciona mayoritariamente las líneas, que cada vez son más deficitarias y no tiene derecho a su gestión ni control. ¡Paga pero no manda nada! En esta situación la solución pasaría por la constitución de una empresa pública del Gobierno de Aragón que se hiciese cargo de este medio de transporte, tal y como ya existe en otras Comunidades Autónomas como Cataluña ( Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya, desde 1979, por cierto la primera empresa pública creada por dicho gobierno tras su restauración), la Comunidad Valenciana (Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana, desde 1982) o Euskadi (Ferrocarriles Vascos del Gobierno Vasco, desde 1982 con el Euskotren Bideak). En los tres casos anteriores, y no son los únicos pues hay otros más, los ferrocarriles no sólo funcionan adecuadamente, sino que siguen ampliando su campo de actuación con más líneas y usuarios en sus respectivos territorios.

ARAGÓN necesita un ferrocarril moderno que de servicio a sus ciudadanos, con especial atención a los del medio rural y que, lejos del criterio economicista que impera en Renfe, vaya dirigido a su rentabilidad social y a la vez vertebre adecuadamente su territorio y esto lo tendrá que hacer el propio Gobierno de Aragón, porque, desde luego, el del Estado no lo hará. ¡Aragón necesita unos Ferrocarriles Aragoneses y los necesita ya!

AGUSTÍN Martín     Exconcejal de Equipamientos del Ayuntamiento de Zaragoza

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Transporte, Transporte Sostenible

Una respuesta a “POR UNOS FERROCARRILES ARAGONESES (por Agustin Martin )

  1. Enhorabuena compañero, cuanto tienen que aprender algun@s de tí.
    Salud amigo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s