A PUERTO VIEJO SETENTA AÑOS DESPUES

Una amiga , una soberbia escritora, una tozuda guerrillera acuatica, una idealista con gran retranca, una experta en folklore aragonés, una cocinera de estupendas tortillas de patata para su amiga Charo, cuando la consigue apuntar a una ascension montaña arriba para sacar una pancarta reivindicativa, una Expoesceptica, una recojedora de lagrimas cuando sus amigas las soltamos …  Con ustedes mi amiga Mª VICTORIA TRIGO ,

A PUERTO VIEJO SETENTA AÑOS DESPUÉS

            Aunque algunos siguen obstinados en imponer el olvido, sólo consiguen lo contrario, es decir, reforzar la reivindicación de que la historia se escriba y se lea con todas las páginas, con todas las líneas. Dicen los viejos que en este país hubo una guerra, cantaba el grupo Jarcha en su Libertad sin Ira… Pero tras la guerra llegó la sangre menos visible de la posguerra. Y esa sangre que lloraba piel adentro, esa sangre amordazada de esconder tricolores, hablar en voz baja, sintonizar Radio Andorra a hurtadillas y digerir el No-Do salvacionista de pantanos y polos de desarrollo, se reconvirtió a democracia de tabla rasa en una transición que todavía hoy se califica como irreprochable.

            Por supuesto que fue irreprochable. Irreprochable para los verdugos, a quienes indultó moralmente echando borrón en sus crímenes. Irreprochable en su generosidad al perdonar a quienes no pidieron perdón. Irreprochable en su cortina de humo de obedecer al dictador en el designio de la sucesión. 

          ¿Hasta cuándo y hacia dónde vamos a seguir transitando así? ¿Es mucho pedir que, sin afán de revancha, se condenen en España los actos contra la humanidad cometidos en este territorio? ¿No puede aplicarse el mismo rasero que se utiliza para calificar otras dictaduras?

          Han transcurrido setenta años de aquellos pasos amargos de quienes con el miedo hacia lo venidero y el horror de lo ya vivido, salieron del valle de Bielsa para, en muchos casos, no regresar jamás. Setenta años de fotografías familiares heridas de muerte, de piedras caídas que no volvieron a ser hogar para sus dueños. Setenta años de lo que no debe repetirse, pero tampoco se puede ocultar. Aquello existió y ninguna paz de pacotilla puede negarlo ni obstaculizar la restitución de la dignidad a las victimas y sus descendientes. 

            No se trata de hurgar en dolores fosilizados a fuerza de silencio. Se trata de reconocer los derechos de quienes envejecieron sin haber sido niños. Se trata de que la sociedad, si verdaderamente apuesta por una democracia adulta, exija el principio de igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos, sin castas privilegiadas ni cunas de sangre azul hereditaria. Se trata de que la verdad aflore sin estridencias. Y el único modo es mirar al pasado serenamente, sin telarañas unificadoras y tercas en equilibrar aquella balanza donde unos pusieron paredón, garrote vil y extorsión y otros, sin justicia que les amparase, hubieron de sufrir todo aquello.

             Setenta años después, el domingo día 8 de Junio vamos a volver a Puerto Viejo. Vamos a volver en nombre de la paz, pero también de la memoria. Vamos a volver para recuperar huellas y voces y para decir a Aragón y a España que ha llegado la hora –hace mucho que tenía que haber llegado- de concluir este absurdo trayecto de medias tintas y doble moral.

 

 

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

3 Respuestas a “A PUERTO VIEJO SETENTA AÑOS DESPUES

  1. Enhorabuena, se me hace un nudo el corazón al leerte. Me vienen a la memoria historias contadas y algunas vividas y desde luego que HA LLEGADO LA HORA. Como les devolveremos la infancia a aquellos niños que los separaron de sus padres y hermanos por la dichosa guerra. Como recuperan esos momentos que otros, los vencedores, si tuvieron. Yo el 8 no podré estar en Puerto Viejo, pero mi pensamiento estará allí con todos vosotros y con los que no les dejaron estar.
    Salud

  2. Victoria

    Gracias, Luis Pastor. Estas palabras, tanto las tuyas como las mías, sólo se pueden escribir desde el corazón y desde el convencimiento. Aquí no caben las piruetas literarias. Un abrazo y gracias también a Charo por facilitar espacio en este blog para difundir mensajes que, como éste de Puerto Viejo, seguro que no gozan de simpatía en los medios de comunicación de más alcance.

    Pues eso, el abrazo, Victoria

  3. Pingback: UN AÑO MÁS…A PUERTO VIEJO « El blog de Valentín Cazaña

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s